04/05/17

Pensar en una cantidad limitada de palabras, y en un orden específico para esas palabras, que pueda contener un sentido completo, que pueda cerrar un círculo, es una tarea muy difícil, pero no imposible. Mientras mayor sea la cantidad de palabras, más específico se debe tornar el orden, y por lo tanto mayor es la dificultad de lograr que el círculo se complete. En mi vida me he encontrado con más de un puñado de esos círculos. La mayoría los hallé engarzados al corazón de un libro. Esto quiere decir, escondidos dentro de un cuerpo mucho más grande, donde otros órganos también juegan un papel importante para que dicho corazón tenga una razón al funcionar. Para que se entienda esta escasez de círculos, es conveniente mencionar que no todos los libros tienen corazón. Algunos están construidos de tal forma que sus venas y arterias terminan fuera del cuerpo o en callejones sin salida, toda la maquinaria funciona sin objetivos claros y uno puede llegar a entender algunos procesos sólo si los separa del resto. No quiero decir con esto que la lectura de dichos libros sea de peor calidad, sino que en libros así no hay círculos, todo es anguloso. Otros libros tienen un corazón tan grande que es posible encontrar muchos círculos funcionando como bombas auxiliares junto al órgano. En esos casos, la sangre se irriga demasiado rápido dentro de un cuerpo muy pequeño y la presión en los vasos sanguíneos aumenta hasta las nubes. Tal es el poder de los círculos. Uno es capaz de sentir el impulso del nuevo engranaje apenas se topa con él. También encontramos libros con múltiples corazones y círculos repartidos por todo el cuerpo, donde es más difícil distinguir unos de los otros, porque siempre hay una tendencia de los segundos por gravitar en torno a los primeros.

Es muy importante que estos laberintos circulares de palabras existan. Aunque no son necesarios para que un sistema funcione, tienen un fin muchísimo más valioso: abrir un pequeño portal por donde es posible ver, como si se tratase de una ventana, una verdad sin filtros, la verdad pura. Entonces uno lee que el viento en Luvina “rasca como si tuviera uñas: uno lo oye a mañana y tarde, hora tras hora, sin descanso, raspando las paredes, arrancando tecatas de tierra, escarbando con su pala picuda por debajo de las puertas, hasta sentirlo bullir dentro de uno como si se pusiera a remover los goznes de nuestros mismos huesos”, y sabe que la voz está diciendo la verdad; es posible ver, a través del portal, las manos laboriosas del viento violentando el alma del hombre. Es una imagen auténtica que solo aparece cuando cierra el círculo, ya que si no se completan los trescientos sesenta grados, el portal no se abre, y lo único que nos queda es un significante impuro y demasiado complejo, incapaz de pasar hacia el otro lado.

Estos círculos que abren portales, como dije al principio, pueden aparecer en cualquier lugar de una obra escrita. Es cierto que tienden a anidar cerca de los corazones, donde la sangre toma impulso, pero también pueden, si tienen la fuerza necesaria, adherirse a otras partes —algunas de ellas muy alejadas de los órganos principales—. Resulta muy divertido y adictivo, entonces, enfrentarnos a una nueva obra con la incertidumbre de no saber si nos encontraremos con una ventana y qué veremos a través de ella en el caso de encontrarla.

¿Cómo nos damos cuenta de que estamos ante un portal? Fácil, los mismos mecanismos que se activan en la lectura cuando nos encontramos ante un círculo, también lo hacen en nuestra biología, creando una suerte de proyección simétrica, de reflejo, sobre nuestro cuerpo. Nosotros somos, después de todo, la última incógnita de la ecuación que expresa y completa la circunferencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s